6 Mitos sobre el Bulldog Ingles

El Bulldog Ingles es una raza de perro muy peculiar. Muy amado por sus dueños que conocen todos sus lados positivos. Y por otro lado en vez hay mucha desconfianza por parte de quien no le conoce.

De todas maneras una cosa queda muy clara. Es un perro  muy popular, utilizado por campañas publicitarias, spot de televisión. Esto lo ha llevado a tener mucha más popularidad respecto a otros perros.

Así que esta popularidad, asociada muchas veces con la ignorancia sobre esta raza, ha creado una serie de mitos que hoy vamos a desvelar. 

El Bulldog Ingles pierde el olfato por la noche

Este mito se debe probablemente a la conformación del Bulldog Ingles. A su nariz achatada que seguramente no le pone entre los perros más hábiles en utilizar este sentido. Pero esto no significa que este perro pierda su olfato durante la noche.

Su olfato sigue siempre en pleno funcionamiento y sigue siendo 100 veces más eficaz respecto a lo de cualquier humano. 

Su mandíbula se engancha al morder

También es este caso este mito proviene del pasado y del desconocimiento de la raza. Teniendo la mandíbula inferior sobresaliente, cuando muerde es muy difícil soltarlo.

Esta característica fue buscada en el pasado porque el primer trabajo de esta raza fue lo de luchar con los toros. Y cuando se enganchaban a los toros era muy difícil que soltaran la presa. Podían aguantar sacudidas bestiales.

En la realidad actual el Bulldog se ha transformado en un perro casero y dócil. Aunque en caso de pelea, si podría salir de nuevo su gen luchador y si clavara su mandibula sería muy difícil hacer que soltara la presa.

Se trata de un perro un poco vago

Este mito es en parte verdad y por otro lado mentira. Seguramente se ha transformado en un perro muy tranquilo y casero. Al cual le gusta tomarse unas buenas siestas y mejor si con un buen solecito. 

Pero si está sano, siempre estará dispuesto a jugar y moverse. Sobretodo cuando haya presencia de gente. 

Será también importante darle unos hábitos y rutinas saludables para que no se transforme en un perro demasiado ocioso.

Tiene problemas de obesidad

Más que tener un problema de obesidad, el Bulldog Ingles tiene una tendencia a la obesidad.

Después somos nosotros mismos que transformamos esta tendencia en un problema.

Antes de todo con una mala alimentación. Luego exagerando en la cantidad por miedo a que nuestro gordito favorito pase hambre. Por terminar con poco ejercicio.

Así tendremos en casa un hipopótamo y no un Bulldog.

Pierde pelo de forma constante

No obstante sea un perro con pelo corto, suelta bastante pelo y durante todo el año.

Pero hay dos momentos en los cuales la pérdida de pelo aumenta. Al principio de la primavera y al principio del invierno.

La mejor cosa que podamos hacer es cepillarlo de forma constante para reducir al mínimo las perdidas de pelo y conseguir darle un aspecto más cuidado y brillante.

Tiene tendencia a la coprofagía

Se trata de una raza con esta desagradable tendencia (comer sus propias heces). SObretodo las hembras suelen tener esta costumbre y hasta ahora no se ha descubierto la razón de este tipo de comportamiento.

0
Tu Carrito
× ¿Ayuda?